Protección de la madera mediante tratamiento en sistema autoclave

La madera es una materia natural, como todo ser vivo tiene una vida útil limitada. Si la utilizamos a la intemperie se corre el riesgo del ataque de agentes biológicos y medioambientales con consecuencia de deterioro y pudrición. Así, la clave para prolongar su durabilidad es darle un buen tratamiento en sistema de autoclave que garantizará una duración a la madera.

Las diferentes clases de uso de la madera, nos permitirán determinar la protección necesaria para cada caso. Así en el siguiente cuadro se resumen la clase de uso:

Clase de uso Humedad Ejemplo Indice de penetración a alcanzar
1 Nunca Parquets, escaleras interiores P1 (ninguna)
2 Ocasionalmente >20% Estructuras de cubiertas P2 (3mm. albura, 4mm. axial)
3 Frecuente >20%, sin contacto con suelo Ventana y puerta exteriores P3 a P7 (de 4mm. a 20mm. albura)
4 Permanente >20%, con contacto con el suelo Estacas, postes, pérgolas, kioscos,… P8 (total albura) P9 (total albura, 6mm. duramen)
5 Permanente con aguas marinas Muelle de playa P8 (total albura) P9 (total albura, 6mm. duramen)

Así, una vez conocemos las condiciones a las que va a estar sometida la madera, la corregimos con el objeto de evitar el ataque de los agentes biológicos y abióticos y posterior deterioro ó pudrición de la misma. Existen distintos productos protectores que se inyectan en la madera por medio de la impregnación en sistema autoclave. Estos protectores son las sales hidrosolubles y creosota, necesarios para garantizar dicha protección adecuada y duradera en las clases de uso 4 y 5.

Son de obligada aplicación mediante autoclave con el sistema de vacio-presión -vacío que permiten llegar a una penetración profunda correspondiente a las exigencias de los niveles P8 y P9, a emplear mayoritariamente en madera de construcción o para estructuras en contacto con el suelo o expuestas a la intemperie (campo, playa, etc…).

El proceso consiste en:

  1. Vaciado del aire existente en las cavidades de la madera.
  2. Introducción de sales hidrosolubles.
  3. Presión para ayudar a penetrar las sales por las cavidades de la madera.
  4. Retirada del líquido sobrante.
  5. Doble vacio para extraer el líquido sobrante de las cavidades.

La madera al ser un elemento natural, se hincha o merma según el grado de humedad. Por este motivo se utiliza el Lasur (barniz al agua poro abierto), cuya principal propiedad es la elasticidad, con la que impedimos que aparezcan grietas y se descascarille como ocurre con los barnices convencionales.

El proceso de pintado con Lasur, consiste en aplicar un fondo y posteriormente la terminación para exteriores. Se utilizan lasures transparentes o mates, consiguiéndose proteger la madera de forma discreta y obteniéndose una buena calidad y durabilidad.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario