Módulos de madera: pequeños grandes proyectos con ilusión

Un gran proyecto no se mide por el tamaño de una gran construcción. Nos adaptamos a todas y cada una de las ideas de nuestros clientes y las hacemos realidad. Tú tan solo tendrás que poner la ilusión en tu nuevo proyecto y nosotros nos encargaremos de llevarlo a cabo. En Green Maderas Menur somos expertos en el diseño y construcción de módulos de madera, ofreciendo un sinfín de posibilidades y combinaciones personalizables siempre de la mano de las maderas de mejor calidad y más moderna tecnología del mercado.

Hoy traemos a nuestro blog nuestro último trabajo en arquitectura modular en madera: un pequeño kiosko con aseos listo para su puesta en marcha y funcionamiento.

modulos-de-madera

modulos-de-madera

modulos-de-madera

modulos-de-madera

modulos-de-madera

Green Maderas Menur es una apuesta segura en la construcción de módulos de madera

Cuidamos todos los detalles al máximo demostrando una vez más que no importa cómo sea el proyecto, su tamaño, finalidad, uso o ubicación: te ayudamos a conseguir que tu establecimiento/negocio luzca perfecto.

Consúltanos sin compromiso, estaremos encantados de poder ayudarte.

chiringuito de madera, negocio y oportunidad para vender relax.

Chiringuito de madera

La contaminación, el ruido, el estrés, los horarios, las jaquecas y dolores posturales y las diversas presiones laborales nos han hecho pensar más de una vez en dejarlo todo y emprender un negocio lejos de todo este peso diario. ¿Y dónde es donde tenemos la cabeza durante los largos meses otoñales e invernales de trabajo? En las vacaciones, en la playa, en el sol, el chiringuito , en el mar, en la diversión del verano. ¿Y cuál es el punto común de todo esto? El chiringuito de madera. Nuestros queridos chiringuitos costeros.

Así que, ¿por qué no montar un chiringuito en la playa?

montar-un-chiringuito

montar-un-chiringuito

Fábricado por GreenMaderas, Marca  Maderas Menur.

Abrir un chiringuito en la playa puede ser un negocio muy agradecido, apetecible y muy rentable si se sabe gestionar de la forma correcta. En España, los negocios del sector restauración siempre han sido una apuesta tradicional y casi siempre segura para arrancar una aventura empresarial. Montar un chiringuito en la playa que aproveche el entorno privilegiado en el que se encuentra puede ser una opción óptima, explotando las horas de sol para servir comidas a un público familiar y las horas de noche para convertirlo en un pequeño local de copas con música o chill-out.

montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito

Aunque la palabra chiringuito cobra todo su sentido y carácter típico en España, toma su origen de Cuba, donde se usaba el nombre de “chiringo” para nombrar la curiosa forma de servir el café en los locales de la isla caribeña, donde este se filtraba echando un chorrito de agua hirviendo a través de una media. Con su diminutivo, “chiringuito”, comenzó a denominarse a los locales donde se servía este tipo de café, cruzando más tarde el charco para dar nombre a los kioscos de playa de España.

montar-un-chiringuito

montar-un-chiringuito

Y es que es algo muy nuestro. Una seña de identidad “Marca España”. Algo único y representativo allá donde vayamos. Porque, aunque tenemos mucho que ofrecer  ¿qué es lo que más vienen buscando los turistas a nuestras costas? ¿Acaso no buscan disfrutar de la playa, comiendo y bebiendo en nuestros magníficos chiringuitos?

Pero es que no tenemos que irnos tan lejos a buscar gente que disfrute de ellos porque, ¡cómo nos gustan nuestros chiringuitos!

  1. Son un mundo aparte: Un universo paralelo. Cuando empieza el calor todos corremos hacia los chiringuitos buscando algo que nos refresque y algo rico de comer recién salido del mar, con una buena guarnición de risas y alegría, lo que nos lleva al punto 2.
  1. Tienen un factor común: la alegría. Abundan las risas y la diversión. Desconectamos, nos relajamos y nos abandonamos a las carcajadas y bromas de nuestros acompañantes, y las vistas al mar son un aliciente más.
  1. Son un ecosistema independiente: Se llenan de todo tipo de gente, de conversaciones, de historia, de anécdotas y de cuñados desatados. Los cuñados…estos merecen un punto aparte.
  1. Transforman a los cuñados: Estos que en su trabajo destacan por su carácter serio, profesional y responsable, y que los fines de semana se dedican a las labores del hogar, a salir a comprar el pan, a bañar a los niños y a quedarse dormidos a mitad de película en el sofá no más tarde de las 00:00. Estos que siguen conservando el temperamento serio y tranquilo en las reuniones familiares de domingo, y que empiezan a dejar asomar al cuñado real ligeramente en las reuniones navideñas cuando el vino y el champán hacen mella. Pero donde se transforma realmente un cuñado es en los chiringuitos de playa. Sus chanclas y su bañador desconjuntados y ligeramente pasados de moda. Su camisa más desabrochada que abrochada. Y cómo no, el sombrero de paja playero de rigor. Además, suelen presentar cierto color rojizo en la piel porque se niegan a usar protector solar, “ellos nunca se queman”. Se convierten en el centro de atención, en el alma de la fiesta, empiezan a contar chistes y no hay sangría que lo pare. El nivel de espectáculo es directamente proporcional con el número de tintos de verano/sangrías o cervezas que lleve el cuñado.
  1. Enseñan a compartir: Eliminan toda posesión personal. Al chiringuito no se va a pedir cada uno un plato, no. Al chiringuito se va a compartir los manjares. Una ensalada para compartir, una fritura de pescado para compartir, una paella para compartir, unos espetos para compartir, una sangría para compartir. ¡Sabemos que se comparten hasta los postres!
  1. Servicio de “canguro” incluido: Los niños disfrutan jugando en la arena mientras los padres disfrutan de la (larga) sobremesa. Los padres, sin perderles de vista en todo momento, pueden librarse de los “me aburro” y los “vámonos ya” porque no hay nada que más disfruten los niños que poder jugar haciendo castillos y enterrándose en la arena.
  1. Es el destino final de todo paseo playero: La orilla del mar está repleta de gente paseando, bien para rebajar la comilona, bien por entretenimiento, bien por conocer toda la playa o bien por charlar con alguien distendidamente. Y pasear está muy bien. Pero a la vuelta se acaba en el chiringuito. Eso es un hecho. Nos refrescamos por fuera pero también hay que hacerlo por dentro.
  1. Se convierten en el oasis del desierto: Nos empeñamos en ponernos bajo el sol como lagartos para tostarnos bien y acabamos quedándonos dormidos. Cuando nos despertamos no sabemos ni dónde estamos porque la sed y el calor acumulado en nuestro cuerpo nos lo impide. Miramos hacia delante: el mar. Miramos hacia atrás: el chiringuito. ¿Dónde vamos? A) Directamente al chiringuito. B) Al mar. Acto seguido al chiringuito.
  1. Son curanderos de los de verdad: Si te pica una medusa podrás llorar más o menos, pero el disgusto te lo llevas. Y para sofocar el disgusto vas a ir al chiringuito seguro para alejarte un poco del agua y aprovechar para contárselo al camarero, lo que nos lleva al último punto.
  1. Sus trabajadores son santos: Tienen el cielo ganado y lo sabemos. No paran ni un segundo, son capaces de acumular muchas comandas y órdenes en la cabeza y rara vez se equivocan. Y tienen que aguantar en muchas ocasiones nuestras historietas con buena cara y una sonrisa.

montar-un-chiringuito

¡Cómo nos gustan los chiringuitos! ¿Qué sería de nosotros sin ellos? No podemos ni imaginarlo. Ya somos muchos los que hemos empezado a visitarlos con el buen tiempo.

chiringuito de madera

chiringuito de madera

Y tú, ¿vas a montar uno de cara al verano? En Green Maderas Menur te ofrecemos una gran variedad de modelos y módulos (chiringuitos y kioscos) totalmente personalizables para llevar a cabo tu idea, sea cual sea.

montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito

Si ya tienes tu chiringuito de madera construido, también deberías platearte la idea de acondicionarlo con la construcción de una pérgola o una cubierta que aporte sombra en el exterior del local y proteja de lluvias sin dejar de ofrecer la posibilidad de disfrutar de la terraza.

montar-un-chiringuito

Si lo que quieres es estar a la última y dar un servicio VIP de 10 lo que tienes que hacer es instalar en tu negocio unas exóticas camas balinesas y sombrillas tropicales que dejarán con la boca abierta a tus clientes.

camas-balinesas camas-balinesas

También ponemos a tu disposición una gran variedad de pasarelas, tarimas, vallas, escaleras, módulos de aseo/vestuario y complementos para darle el toque perfecto a tu negocio. Además, nos adaptamos a cualquier otra idea que tengas en mente, solo tienes que contárnoslo.

montar-un-chiringuito

 

montar-un-chiringuito

 

montar-un-chiringuito

montar-un-chiringuitomontar-un-chiringuito

montar-un-chiringuitomontar-un-chiringuito

 

No dudes en consultarnos, estaremos encantados de ayudarte.

Estamos en el Polígono de la Inmaculada nave 11, 29100, Coín (Málaga).

También puedes llamarnos al 952455920 o escribirnos a mmenur@maderasmenur.com

¡Síguenos en Facebook!

La importancia del valor añadido en tu empresa

Con el cada vez mayor número de empresas en un mismo sector y la consiguiente creciente oferta de estas, así como la explosión de la globalización actual, nace la necesidad cada vez más inmediata de ofrecer algo nuevo y exclusivo a nuestros clientes que nos diferencie del resto más allá de la calidad de nuestra oferta general. Este beneficio “extra” que disfrutarán nuestros clientes e invitados y con el que generaremos un posicionamiento comercial clave se denomina “valor añadido” y es algo fundamental si queremos llevar al éxito nuestro negocio.

cama-balinesa-valor-añadido

El valor añadido puede determinar el éxito o el fracaso de un negocio

Dotar a tu empresa de un valor añadido determinado marcará la diferencia entre esta y el resto de su competencia, ya que la mayoría de personas ante dos establecimientos con una oferta similar se decantará por la que les aporte un beneficio extra en su experiencia.

Imaginemos que decidimos ir a comer con unos amigos. Podemos elegir entre ir a un restaurante frente al mar o a un restaurante de interior. Nuestro primer impulso muy probablemente será ir a comer a un establecimiento que se encuentre frente al mar ya que nos aporta una satisfacción y relax extra con el que no contaríamos en un recinto de interior. Ese ya es un valor añadido. Pero la verdad es que hay muchos restaurantes frente al mar, y siempre buscaremos algo más exclusivo. Finalmente nuestra decisión se basará en el que mejor impresión nos de a primera vista. Por lo que el aspecto y estética de nuestro local es fundamental. En este caso nuestro valor añadido será el equipamiento exterior e interior del que dispongamos para impresionar lo máximo posible a nuestros clientes, más allá de las típicas mesas de restaurante convencional. Por ejemplo equipando nuestras terrazas y espacios libres con sofás de madera estilo chill-out o camas balinesas frente al mar. Sin duda una inversión y una apuesta segura con un valor añadido excepcional y exclusivo. Nuestros clientes estarán a gusto, disfrutarán de su velada, sentirán que su dinero vale más y estarán dispuestos a volver al mismo lugar, recomendándonos incluso a sus amigos y familiares, incrementando de forma considerable el volumen de beneficios de nuestro negocio.

terraza-frente-al-mar-valor-añadido

Invertir en valor añadido significa dar más y obtener más y en el caso del sector servicios este valor agregado destaca en la imagen del establecimiento. Los clientes siempre preferirán gastar en lugares bonitos y agradables a la vista que estén óptimamente equipados.

 

equipamiento-valor-añadido

equipamiento-valor-añadido

El Restaurante Camuri (Estepona) ya ha confiado en nosotros para ofrecer ese valor añadido a sus clientes. Ahora puede ser el turno de tu negocio para que este verano marque la diferencia. ¡Llámanos, y nos encargamos de todo!

 

El decálogo del chiringuito

La contaminación, el ruido, el estrés, los horarios, las jaquecas y dolores posturales y las diversas presiones laborales nos han hecho pensar más de una vez en dejarlo todo y emprender un negocio lejos de todo este peso diario. ¿Y dónde es donde tenemos la cabeza durante los largos meses otoñales e invernales de trabajo? En las vacaciones, en la playa, en el sol, en el mar, en la diversión del verano. ¿Y cuál es el punto común de todo esto? El chiringuito. Nuestros queridos chiringuitos costeros.

Así que, ¿por qué no montar un chiringuito en la playa?

montar-un-chiringuito

montar-un-chiringuito

¿Alguna vez has pensado montar tu propio chiringuito?

montar-un-chiringuito

Abrir un chiringuito en la playa puede ser un negocio muy agradecido, apetecible y muy rentable si se sabe gestionar de la forma correcta. En España, los negocios del sector restauración siempre han sido una apuesta tradicional y casi siempre segura para arrancar una aventura empresarial. Montar un chiringuito en la playa que aproveche el entorno privilegiado en el que se encuentra puede ser una opción óptima, explotando las horas de sol para servir comidas a un público familiar y las horas de noche para convertirlo en un pequeño local de copas con música o chill-out.

montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito

Aunque la palabra “chiringuito” cobra todo su sentido y carácter típico en España, toma su origen de Cuba, donde se usaba el nombre de “chiringo” para nombrar la curiosa forma de servir el café en los locales de la isla caribeña, donde este se filtraba echando un chorrito de agua hirviendo a través de una media. Con su diminutivo, “chiringuito”, comenzó a denominarse a los locales donde se servía este tipo de café, cruzando más tarde el charco para dar nombre a los kioscos de playa de España.

montar-un-chiringuito

montar-un-chiringuito

Y es que es algo muy nuestro. Una seña de identidad “Marca España”. Algo único y representativo allá donde vayamos. Porque, aunque tenemos mucho que ofrecer  ¿qué es lo que más vienen buscando los turistas a nuestras costas? ¿Acaso no buscan disfrutar de la playa, comiendo y bebiendo en nuestros magníficos chiringuitos?

Pero es que no tenemos que irnos tan lejos a buscar gente que disfrute de ellos porque, ¡cómo nos gustan nuestros chiringuitos!

  1. Son un mundo aparte: Un universo paralelo. Cuando empieza el calor todos corremos hacia los chiringuitos buscando algo que nos refresque y algo rico de comer recién salido del mar, con una buena guarnición de risas y alegría, lo que nos lleva al punto 2.
  1. Tienen un factor común: la alegría. Abundan las risas y la diversión. Desconectamos, nos relajamos y nos abandonamos a las carcajadas y bromas de nuestros acompañantes, y las vistas al mar son un aliciente más.
  1. Son un ecosistema independiente: Se llenan de todo tipo de gente, de conversaciones, de historia, de anécdotas y de cuñados desatados. Los cuñados…estos merecen un punto aparte.
  1. Transforman a los cuñados: Estos que en su trabajo destacan por su carácter serio, profesional y responsable, y que los fines de semana se dedican a las labores del hogar, a salir a comprar el pan, a bañar a los niños y a quedarse dormidos a mitad de película en el sofá no más tarde de las 00:00. Estos que siguen conservando el temperamento serio y tranquilo en las reuniones familiares de domingo, y que empiezan a dejar asomar al cuñado real ligeramente en las reuniones navideñas cuando el vino y el champán hacen mella. Pero donde se transforma realmente un cuñado es en los chiringuitos de playa. Sus chanclas y su bañador desconjuntados y ligeramente pasados de moda. Su camisa más desabrochada que abrochada. Y cómo no, el sombrero de paja playero de rigor. Además, suelen presentar cierto color rojizo en la piel porque se niegan a usar protector solar, “ellos nunca se queman”. Se convierten en el centro de atención, en el alma de la fiesta, empiezan a contar chistes y no hay sangría que lo pare. El nivel de espectáculo es directamente proporcional con el número de tintos de verano/sangrías o cervezas que lleve el cuñado.
  1. Enseñan a compartir: Eliminan toda posesión personal. Al chiringuito no se va a pedir cada uno un plato, no. Al chiringuito se va a compartir los manjares. Una ensalada para compartir, una fritura de pescado para compartir, una paella para compartir, unos espetos para compartir, una sangría para compartir. ¡Sabemos que se comparten hasta los postres!
  1. Servicio de “canguro” incluido: Los niños disfrutan jugando en la arena mientras los padres disfrutan de la (larga) sobremesa. Los padres, sin perderles de vista en todo momento, pueden librarse de los “me aburro” y los “vámonos ya” porque no hay nada que más disfruten los niños que poder jugar haciendo castillos y enterrándose en la arena.
  1. Es el destino final de todo paseo playero: La orilla del mar está repleta de gente paseando, bien para rebajar la comilona, bien por entretenimiento, bien por conocer toda la playa o bien por charlar con alguien distendidamente. Y pasear está muy bien. Pero a la vuelta se acaba en el chiringuito. Eso es un hecho. Nos refrescamos por fuera pero también hay que hacerlo por dentro.
  1. Se convierten en el oasis del desierto: Nos empeñamos en ponernos bajo el sol como lagartos para tostarnos bien y acabamos quedándonos dormidos. Cuando nos despertamos no sabemos ni dónde estamos porque la sed y el calor acumulado en nuestro cuerpo nos lo impide. Miramos hacia delante: el mar. Miramos hacia atrás: el chiringuito. ¿Dónde vamos? A) Directamente al chiringuito. B) Al mar. Acto seguido al chiringuito.
  1. Son curanderos de los de verdad: Si te pica una medusa podrás llorar más o menos, pero el disgusto te lo llevas. Y para sofocar el disgusto vas a ir al chiringuito seguro para alejarte un poco del agua y aprovechar para contárselo al camarero, lo que nos lleva al último punto.
  1. Sus trabajadores son santos: Tienen el cielo ganado y lo sabemos. No paran ni un segundo, son capaces de acumular muchas comandas y órdenes en la cabeza y rara vez se equivocan. Y tienen que aguantar en muchas ocasiones nuestras historietas con buena cara y una sonrisa.

montar-un-chiringuito

¡Cómo nos gustan los chiringuitos! ¿Qué sería de nosotros sin ellos? No podemos ni imaginarlo. Ya somos muchos los que hemos empezado a visitarlos con el buen tiempo.

montar-un-chiringuito

Y tú, ¿vas a montar uno de cara al verano? En Green Maderas Menur te ofrecemos una gran variedad de modelos y módulos (chiringuitos y kioscos) totalmente personalizables para llevar a cabo tu idea, sea cual sea.

montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito montar-un-chiringuito

Si ya tienes tu chiringuito construido, también deberías platearte la idea de acondicionarlo con la construcción de una pérgola o una cubierta que aporte sombra en el exterior del local y proteja de lluvias sin dejar de ofrecer la posibilidad de disfrutar de la terraza.

montar-un-chiringuito

Si lo que quieres es estar a la última y dar un servicio VIP de 10 lo que tienes que hacer es instalar en tu negocio unas exóticas camas balinesas y sombrillas tropicales que dejarán con la boca abierta a tus clientes.

camas-balinesas camas-balinesas

También ponemos a tu disposición una gran variedad de pasarelas, tarimas, vallas, escaleras, módulos de aseo/vestuario y complementos para darle el toque perfecto a tu negocio. Además, nos adaptamos a cualquier otra idea que tengas en mente, solo tienes que contárnoslo.

montar-un-chiringuito

 

montar-un-chiringuito

 

montar-un-chiringuito

montar-un-chiringuitomontar-un-chiringuito

montar-un-chiringuitomontar-un-chiringuito

 

No dudes en consultarnos, estaremos encantados de ayudarte.

Estamos en el Polígono de la Inmaculada nave 11, 29100, Coín (Málaga).

También puedes llamarnos al 952455920 o escribirnos a mmenur@maderasmenur.com

¡Síguenos en Facebook!

Pirograbado: el arte de dibujar quemando madera

El pirograbado es el arte de plasmar una imagen quemando poco a poco y con delicadeza un trozo, generalmente, de madera. El artilugio con el que se lleva a cabo esta técnica se llama “pirograbador” y puede añadírsele diferentes puntas de acabado con diferentes grosores al igual que existen de esta forma muchos tipos de lapiceros para el dibujo corriente. Con este pirograbador y la punta elegida para cada parte del dibujo se va quemando poco a poco la madera creando tonalidades de diferente intensidad (más claras o más oscuras) según lo vaya requiriendo el diseño.

Esta original actividad del pirograbado no solo es una forma de crear bellos dibujos sino que también es una forma muy efectiva de aliviar el estrés.

Aunque no es una tarea muy difícil, como cualquier otra nadie nace sabiendo y lo mejor es practicar poco a poco con diseños más sencillos al principio e ir subiendo de dificultad según veamos los resultados. Así, para los principiantes cuanto más suave sea la madera mejor, ya que  es más ligera, fácil de quemar (lo que nos permitirá apreciar mayores contrastes) y más barata, mientras que la madera dura es más resistente al calor, por lo general más oscura y además más costosa.

Una vez que tenemos nuestra base de madera lo primero que debemos de hacer es lijarla para que los trazos sean más definidos y nítidos y el pirograbador se deslice mejor.

El siguiente paso del pirograbado puede continuar de dos formas diferentes. La primera opción es dibujar a mano alzada con lápiz, de forma suave, directamente sobre la madera el diseño para nuestro arte. La otra opción es mediante papel de grafito trasladar un diseño concreto a la madera.

Y ya podemos comenzar. Lo ideal es emplear trazos suaves sin apoyar demasiado la mano para evitar quemaduras y zonas más oscuras de las deseadas. Los trazos más claros siempre podremos oscurecerlos más adelante. Es importante un buen equilibrio de contrastes entre las partes claras y las oscuras con una transición limpia para que la sensación de volumen sea lo más perfecta posible.

Os dejamos algunas obras pirograbadas para que apreciéis lo bonito que es esta técnica de dibujar quemando madera.

Antonio Navarro García (Creative Commons)

Antonio Navarro García (Creative Commons)

 

José Luis San Román (Creative Commons)

José Luis San Román (Creative Commons)

José Mª García Merina (Creative Commons)

José Mª García Merina (Creative Commons)

José Luis San Román (Creative Commons)

José Luis San Román (Creative Commons)

perro9